Jueves, 19 Noviembre, 2015 - 17:28

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio”

“Mi vida tiene valor, mi cuerpo no tiene precio” fue una de las consignas que enmarcaron la charla El cuerpo como territorio. La trata de personas desde una perspectiva de género y derechos humanos, que se realizó el viernes 6 de noviembre en la biblioteca "Víctor Guzmán" de la Escuela de Trabajo Social.

El encuentro -convocado por la Biblioteca, juntamente con las tesistas de la Licenciatura en Trabajo Social, Graciana Barrionuevo, Daniela Pedrotti y Rocío Savio- contó con un panel integrado por la docente investigadora de la ETS, Alejandra Domínguez; la coordinadora del Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de la Nación, Cecilia “Checha” Merchán; y la encargada del Programa “Si me importa!” de la Municipalidad de Córdoba, Rocío Pérez.

La convocatoria se realizó considerando que la trata de personas se presenta como una forma moderna de esclavitud que constituye una violación a los derechos humanos y que abordarla implica adentrarse en un terreno donde el cuerpo es considerado mercancía y la persona, un objeto que se puede “comercializar”.

Las disertantes provienen de distintos espacios en los que se trabaja en visibilizar y construir acciones contra la violencia hacia las mujeres, tanto en lo relativo a la explotación sexual como a la laboral. Sus posiciones apuntaron a poner en discusión las leyes y los tratamientos sobre la problemática por parte del Estado y de otros organismos.

¿Todas las personas valemos lo mismo?
Eso se cuestionó la docente investigadora de la ETS, Alejandra Domínguez, quien habló sobre la violencia de género como marco que da lugar a la trata de personas en situación de explotación sexual.  Su pregunta apuntaba a señalar que la problemática es histórica y que afecta al ejercicio del derecho. “La violencia hacia a la mujer transciende el ámbito doméstico y privado, para trasladarse al espacio público. Es por eso que hay que trabajar para su desnaturalización”, resumió.  
Por su parte, la integrante del Programa municipal “Si me importa!”, Rocío Pérez, rememoró la importancia de la marcha multitudinaria que se llevó a cabo en 2007, por la desaparición de la hermana de una compañera que estudiaba en la Escuela de Trabajo Social. Se trata de la joven Yamila Cuello, que aún continúa desaparecida. “Pusimos en estado público el tema de la Trata”, simplificó.
Pérez, quien también coordina la organización no gubernamental “Basta de Trata”, explicó que el “el problema de la Trata es antiguo, pero con nombre nuevo”. De esa manera hizo referencia a que en otros tiempos se hablaba de Trata de blancas. 
En esa línea, exigió que los verdaderos responsables deben ser detenidos. “Hay que penalizar el delito. Buscar a los verdaderos tratantes. Es un crimen organizado, como el narcotráfico. Hay una complicidad o una omisión por parte del Estado. La Trata debe verse como un delito de lesa humanidad”, opinó la disertante.

Cuerpo como objeto
Las estudiantes y realizadoras de la tesina en Trata de Personas, Graciana Barrionuevo, Daniela Pedrotti y Rocío Savio, explicaron que el título del panel se debía a que la sociedad está atravesada por una lógica patriarcal y capitalista. “La sociedad se apropia de las decisiones de los cuerpos de las mujeres. Construyen identidades a través de marcas del cuerpo vivido. El territorio es habitado por distintas personas, lo mismo pasa con los cuerpos de la mujeres. Se toma al cuerpo como objeto”, definieron las futuras trabajadoras sociales.
Basada en técnicas de educación popular, las tesistas realizaron talleres sobre la temática en una escuela secundaria de barrio General Paz. En sus conclusiones, remarcaron la necesidad de desnaturalizar las prácticas de explotación sexual y en delitos hacia los jóvenes. “Hay un vacío institucional educativo que no se ocupa del tema, es por eso que decidimos convocar a este panel para saber qué papel juegan los y las estudiantes mientras transitan por la Escuela”, enfatizó una de las realizadoras de la tesis.
Falta de oportunidades
La última exposición estuvo a cargo de la la coordinadora  a nivel nacional del Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y Explotación de Personas, Cecilia “Checha” Merchán. La ex diputada cordobesa alertó que se debe “historizar la lucha del derecho”. “En los 90 se luchaba por otros derechos, como la falta de oportunidades. Ahora hemos avanzado mucho desde el Estado con leyes que se discutieron desde el Congreso. Es importante revisar estos logros”, dijo Merchán.
A modo explicativo, Merchán mencionó que la mujer atraviesa la trata por explotación sexual por tres razones: la presencia de una red delictiva; la connivencia entre los tres poderes del Estado, más el económico y el mediático; y finalmente, que esto no sucedería sin una sociedad que lo permita. 
 

Desafíos al conocimiento
Frente a nuevos desafíos en construcción de conocimiento, la comisión de la biblioteca “Víctor Guzmán” consideró que esta instancia de diálogo fue un gran aporte para poder visibilizar la problemática sobre la Trata; más aún, desde un trabajo de tesis realizado por estudiantes de Trabajo Social. “Nuestro desafío tiene que ver con hacer públicas las tesis de nuestros alumnos”, sintetizó uno de los integrantes de la comisión.
La charla finalizó con un debate entre las panelistas y el público presente, que giraron en torno a  cuestiones sobre las contradicciones entre algunas leyes, tanto nacionales como provinciales. 

Etiquetas del artículo: Biblioteca Lic. Víctor Guzmán
Adjuntos: